EFE Madrid |

¿Qué verificamos?

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, se ha sometido a cirugía estética o implantes de cabello para ser irreconocible y poder huir así de la justicia española.

Conclusión

No es cierto. Ghali ha confirmado que declarará telemáticamente ante el juez desde el hospital español donde permanece ingresado con covid-19 y la foto que se ha hecho viral en Marruecos no es su nueva apariencia, sino la de hace quince o veinte años.

Es falso que el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, se sometiera a cirugía estética o haya modificado su apariencia con implantes de pelo para huir de la justicia española, como afirman en Marruecos mensajes difundidos en redes sociales que simplemente sacan de contexto fotos antiguas del dirigente saharaui.

Hace días empezaron a circular en Marruecos, a través de redes como Facebook y Twitter, mensajes que aseguraban que Ghali, ingresado con covid-19 en un hospital de la ciudad española de Logroño, había modificado su rostro para poder escapar a la acción de la justicia.

Operaciones de cirugía estética, tintes e implantes de pelo para rejuvenecer su aspecto… Usuarios marroquíes de internet apuntaban distintas opciones para explicar el supuesto nuevo aspecto del líder del Polisario, basado en una fotografía donde se le ve con menos arrugas, sin bigote y sin las canas que lucía en las últimas imágenes publicadas en la prensa española e internacional.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Una cuenta de Twitter con el nombre «Morocco News», en un mensaje que incluye la etiqueta en español «#ceuta y melilla son marroqui», atribuye incluso a los servicios de inteligencia marroquíes la revelación de esta «foto reciente» de Ghali, listo «para escapar disfrazado».

Por su parte, un poeta residente en Tánger exhibía en un vídeo publicado en Facebook el titular de un medio español con declaraciones del dirigente del Polisario Salem Lebsir en las que afirmaba que Ghali planeaba fugarse de España sin comparecer ante el juez.

La foto es de cuando representaba al Polisario en España

En realidad, la foto de Ghali difundida en redes sociales para demostrar un presunto cambio de aspecto es antigua y fue tomada en la época en que era representante del Polisario en España. Además, desde el hospital español donde se encuentra ingresado ya ha aceptado declarar ante el juez el próximo martes de forma telemática.

La fotografía compartida como presunta prueba del nuevo aspecto de Ghali corresponde a una antigua aparición pública con presencia de reporteros gráficos, como prueba una instantánea tomada por la agencia Cordon Press en aquel mismo momento y lugar, elegida ahora por un medio español para ilustrar su información del pasado día 18 sobre el líder polisario en el marco de la crisis migratoria en Ceuta.


Y esa misma apariencia, moreno y sin bigote, es la que muestra en dos instantáneas de la Agencia EFE captadas durante sendas visitas a España como representante del Frente Polisario (FP): la primera de ellas en junio de 2000, junto al entonces portavoz de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, y la segunda en Las Palmas de Gran Canaria en marzo de 2002, con motivo de una rueda de prensa.


Brahim Gali, nacido en 1949, era entonces delegado del FP en España, cargo que ejerció hasta 2008, año en que fue destinado como representante en Argelia. En diciembre de 2015 se reincorporó al gobierno saharaui como responsable de organización política y en julio de 2016 fue elegido secretario general del Polisario y presidente de la RASD.

Ghali ha confirmado que declarará ante el juez desde Logroño

El modo en que se ha producido ahora su entrada en España y su hospitalización como enfermo de covid-19 ha favorecido la propagación de una tesis tan rocambolesca como la del «cambio de cara»: Ingresó el 18 de abril en el Hospital San Pedro de Logroño con el nombre de Mohamed Benbatouche y el Gobierno español no confirmó su presencia en el país hasta cuatro días después.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez admitió el 22 de abril que había permitido a entrada a España de Ghali «por razones estrictamente humanitarias, para recibir asistencia sanitaria», y la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) pidió al día siguiente que la Audiencia Nacional le citara a declarar por una investigación de 2012 archivada provisionalmente.

Finalmente, la hospitalización en España del líder del Polisario -que provocó el malestar de Marruecos y mantiene abierta una crisis diplomática entre ambos países- ha llevado al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz a citarle para el 1 de junio por dos causas distintas.

En primer lugar, la citación judicial obedece a la querella que interpuso el bloguero y activista español de origen saharaui Fadel Mihdi Breica por delitos de lesa humanidad, detención ilegal y torturas cometidos supuestamente en 2019 en los campamentos polisarios de Tinduf (Argelia).

Pero, además, el juez le cita para notificarle la reapertura de la investigación iniciada en 2012 a raíz de una querella de Asadeh contra 28 miembros del Polisario y cargos del gobierno argelino por presunto genocidio, torturas, asesinato y desapariciones, que había sido archivada ante la imposibilidad de localizar a los querellados.

En contra de los planes de fuga que le atribuyen los mensajes virales, Ghali, que lleva un pasaporte argelino a su nombre, ha aceptado este martes declarar el 1 de junio de forma telemática ante el juez Pedraz por «respeto a la justicia española» y «porque quiere desmontar la estrategia de Marruecos de criminalizar al líder del Frente Polisario», según explicaron a EFE fuentes saharauis.

En resumen, la foto difundida en redes sociales para intentar probar que Brahim Ghali ha alterado su apariencia física para eludir a la justicia y huir de incógnito no es actual, sino de hace unos quince o veinte años, y el líder del Frente Polisario ha confirmado además desde el hospital que comparecerá ante el juez dentro de unos días por vía telemática.

Fuentes:

– Archivo gráfico de la Agencia EFE.

– Informaciones de la Agencia EFE sobre Grahim Ghali.