EFE Madrid I

Los argumentos negacionistas del grupo Biólogos por la Verdad son el origen de una fuerte controversia en este colectivo científico que ha tenido entre sus efectos una crisis en el colegio oficial de Euskadi y una declaración institucional con amenazas de acciones legales en el de la Comunidad de Madrid.

Quiénes son

Biólogos por la Verdad es una de las asociaciones surgidas en la estela de Médicos por la Verdad, red con la que mantiene estrechos vínculos.

Durante la presentación de Médicos por la Verdad España, en julio del año pasado, el recientemente suspendido Ángel Ruiz-Valdepeñas explicó que esta entidad negacionista había «incentivado» la creación de «otros grupos de trabajo» de profesionales «altamente implicados» por la pandemia.

El facultativo, al que el Colegio Oficial de Médicos de Baleares ha impuesto una sanción de seis años de suspensión y 16.660 euros por su negación de la pandemia, explicaba que esos colectivos eran Sanitarios por la Verdad, Psicólogos por la Verdad y Abogados por la Verdad, sin citar al de los biólogos.

No obstante, poco tiempo después un artículo firmado por el decano del Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi (COBE), Jon Ander Etxebarria, y publicado el 6 de agosto en la web de esta institución causó una polémica que alcanzó transcendencia nacional.

https://platform.twitter.com/widgets.js

El texto de Etxebarria fue retirado del portal de internet del COBE, cuya junta de gobierno explicó en un comunicado que el escrito expresaba «única y exclusivamente la opinión personal» del decano y que su contenido no había sido «ni debatido, ni consensuado, ni apoyado» por la directiva del colegio, así como tampoco representaba «el pensar de todo el colectivo» de biólogos de Euskadi.

De este modo se iniciaron unas tensiones que desembocaron en la dimisión, en marzo de este año, de siete de los once miembros de la junta de gobierno.

Por su parte, el Colegio Oficial de Biólogos de la Comunidad de Madrid publicó el 8 de febrero una declaración institucional en la que se «desvincula» de «las opiniones» de Almudena Zaragoza, otra de las integrantes del grupo negacionista.

Este colegio señala que en las hipótesis sobre la pandemia de Zaragoza «hay desvirtuación e interpretaciones no correctas de los conocimientos actuales avalados por estudios científicos».

Por ello se reserva «el derecho a emprender cualquier tipo de acciones, incluidas las legales, que considere pertinentes».

Qué defienden

En línea con Médicos por la Verdad, la asociación de los biólogos critica las vacunas contra la covid-19 de ARN mensajero, de las que dice que alteran el genoma humano; cuestiona la eficacia de las pruebas PCR, a las que atribuye un alto porcentaje de falsos positivos, así como recela del uso de las mascarillas y sostiene que los asintomáticos no contagian.

Algunas de estas teorías se incluyen en el citado artículo de Etxebarria, que tras su retirada de la web del COBE se puede consultar en el sitio de internet de Biólogos por la Verdad, donde aún conserva la imagen corporativa del Colegio Oficial de Euskadi.

Existe, además un texto suscrito por ambas asociaciones «por la verdad», los médicos y los biólogos, que insiste en sus afirmaciones pseudocientíficas sobre las vacunas.

Otros documentos publicados en el portal de Biólogos por la Verdad, como la bienvenida a la web y una «carta fundacional» firmada por Zaragoza, ofrecen más información sobre las intenciones del grupo.

Así, la asociación informa de que ha sido fundada para «luchar» contra la «desinformación» que sostiene que «los virus son asesinos», una «excusa perfecta para librar a la sociedad humana de sus derechos».

Los miembros de Biólogos por la Verdad reiteran estos planteamientos en sus declaraciones en los distintos vídeos difundidos para propagar sus ideas.

En ellos también insisten que la pandemia es «una farsa» para generar miedo en la sociedad, con la creación de un «túnel covidiano del terror», como sostiene la misma Zaragoza en una grabación publicada en su portal tras haber sido retirada de YouTube por incumplir las normas de uso de la plataforma.

Qué estrategias utilizan

Como muchas organizaciones negacionistas y actores de la desinformación, Biólogos por la Verdad se presenta en su carta fundacional como una agrupación que defiende «un pensamiento libre y discrepante».

Sus representantes argumentan en este sentido que se oponen a las supuestas mentiras de «todo el elenco televisivo» y «pseudoperiodístico terrorista» respaldado por los «políticos», según declara Zaragoza en el vídeo señalado.

Es decir, como es frecuente en los teóricos de las conspiraciones, se consideran los defensores de «la verdad» –de ahí su nombre-, por lo que llaman a despertar a la sociedad frente a la presunta censura en los medios de comunicación ejercida por el poder.

Ese también es un discurso recurrente en las intervenciones públicas de los citados Etxebarria y Zaragoza o Fernando López-Mirones, otro habitual propagador de falsedades pseudocientíficas.

De hecho, rechazan con vehemencia el calificativo de «negacionistas» porque mantienen que ellos son los más interesados en que se investigue lo que está pasando en realidad.

«Los negacionistas son ellos», asevera López-Mirones en un vídeo en el que expresa estas tesis junto a Natalia Prego, una de las portavoces más activas de Médicos por la Verdad.

Fuentes sin credibilidad y trampas argumentales

Sin embargo, lo que les hace acreedores de ese apelativo es su negación de las conclusiones de investigaciones basadas en el método científico -probadas con ensayos y que han sido sometidas a la revisión de otros expertos- y su sustitución por estudios sin ningún aval ni credibilidad.

Al respecto, Zaragoza dice que los miembros de Biólogos por la Verdad han estudiado a «otros autores, que no son los típicos que suelen leer los oficialistas».

Esas fuentes alternativas incluyen análisis desacreditados como el firmado por tres trabajadores del hospital oscense de Barbastro, que figura en las bibliografías de varios de los documentos publicados por la agrupación.

En dicho estudio y en otras hipótesis de la asociación se observa uno de los trucos comunes de los negacionistas: el uso de falacias lógicas, es decir, argumentos que parecen válidos pero que carecen de rigor.

Se trata de una táctica que ha sido descrita por analistas de los discursos negacionistas como el investigador Mark Lorch, quien en el artículo «Por qué la gente cree en las teorías de la conspiración y cómo conseguir que cambie de opinión», publicado en The Conversation en agosto de 2017, advierte sobre el uso de falacias lógicas como técnica de persuasión,«mucho más eficaz que la demostración basada puramente en las pruebas».

Su uso ya se había observado en el rechazo a la evidencia del cambio climático y está presente en las mentiras divulgadas sobre la pandemia, como explica Naomi Oreskes, profesora de la Historia de la Ciencia de la Universidad de Harvard, en «La falsa lógica detrás de la negación de la ciencia», de la revista divulgativa Scientific American.

«Las falacias lógicas están en todas partes y no siempre se pueden refutar fácilmente», expone Oreskes para explicar «por qué la negación de la ciencia es fácil de generar y difícil de acabar con ella».

Ridiculizar para negar

En el documento de Barbastro, por ejemplo, se relaciona la utilización de algunas vacunas de la gripe con un aumento de las muertes por covid-19, con lo que sus autores incurren en la llamada «falacia post hoc» o de «falsa causa», la que asume que si un acontecimiento sucede a otro, el segundo es consecuencia del primero, ignorando la posibilidad de un origen diferente.

Zaragoza también usa las falacias de apelación al ridículo y del hombre de paja cuando en lugar de refutar la explicación sobre el origen de la pandemia la parodia al señalar: «Lo que sí que negamos es que un virus fantasioso de murciélago haya volado desde Wuhan para querer asesinarnos a todos».

Estos dos tipos de falacias están estrechamente relacionadas entre sí. La del hombre de paja la emplea quien no hace referencia al tema de fondo de un debate, sino a un señuelo –«un hombre de paja o espantapájaros»-, para lo que en ocasiones incurre en la ridiculización del razonamiento original.

Por otra parte, en su reivindicación de la validez del discurso de Biólogos por la Verdad en confrontación a los que llama «oficialistas», Zaragoza acusa a estos sin ninguna prueba de tener «un interés económico» porque, según dice, sus ingresos dependen de los laboratorios farmacéuticos especializados en las pruebas PCR y las vacunas.

Para transmitir sus mensajes engañosos, Biólogos por la Verdad utiliza un canal de Telegram con casi 12.000 suscriptores y una cuenta de Instagram que supera los 3.000 seguidores, además de disponer de su web y del apoyo de la red de Médicos por la Verdad, así como de diarios digitales especializados en difundir falsedades.

Sus integrantes han pasado de la «decena» que fundó el grupo, de acuerdo con lo expuesto por Zaragoza, al medio centenar que firma el estudio pseudocientífico sobre las vacunas suscrito junto con Médicos por la Verdad.

Fuentes:

Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares (COMIB).

Acto de presentación de Médicos por la Verdad España.

-Artículo «Reflexiones del Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi sobre las medidas adoptadas en la crisis de la COVID-19».

Comunicado de la junta de gobierno del Colegio Oficial de Biólogos de Euskau en respuesta al artículo del decano.

Declaración institucional del Colegio Oficial de Biólogos de la Comunidad de Madrid del 8 de febrero de 2021.

Estudio sobre las vacunas contra la covid-19 de Médicos por la Verdad y Biólogos por la Verdad.

-Webs de Biólogos por la Verdad y Médicos por la Verdad.

-Artículo de The Conversation «Por qué la gente cree en las teorías de la conspiración y cómo conseguir que cambie de opinión», de Mark Lorch.

-Artículo «La falsa lógica detrás de la negación de la ciencia», de Naomi Oreskes, publicado en Scientific American.

Lista de falacias lógicas de la Universidad de Texas en El Paso.

Enciclopedia de filosofía de la Univeridad de Stanford.

Definición de la falacia post hoc en la Enciclopedia Herder de Humanidades.

Definición de la falacia de apelación al ridículo en la web especializada Logically Fallacious.

Definición de la falacia del hombre de paja en la Guía de Stephen Downes de las falacias lógicas.

-Informaciones de EFE.